Skip to content

Manca.

agosto 25, 2010

Laptop Orchestra @ Wired Nextfest 2006 by nouQraz @flickr

Me siento como si estuviera mutilada… sí, es esta dependencia de los “tiempos modernos” la que me hace sentirme así, me confieso adicta a mi laptop, tan así que digo que es mi hija. En muchos sentidos es una extensión de mi, de mi mente, de mi vida, de mis sueños, de mi creatividad.

Yo no tuve la culpa de nacer así, porque sé que así nací: diseñadora gráfica, escritora de medio pelo por necesidad, exhibicionista por excelencia, remedo de fotógrafa costumbrista (de nuevo exhibicionista), melómana imposible.

No recuerdo hace cuanto que mi lap (mi negrita, como le digo de cariño) se descompuso fea y malamente, se quemo el disco duro y se le perdieron los archivos… la revivieron (más o menos)… luego Coso recuperó los archivos perdidos y le confié entonces una de mis posesiones más preciadas, pero no hemos podido ponerla a tono, digamos que sigue en una especie de coma inducido.

Al principio no tenía necesidad de ella, creí que me iba a sentar bien el “temporal” alejamiento, además quizá terminaría bastante desintoxicada de los vicios que conlleva la “portabilidad”; incluso como parte de nueva filosofía de vida, cuando me dijeron que no podrían rescatar la información, acepte el hecho con una resignación estóica. Sin embargo de un tiempo a la fecha, el vacío que ha dejado ese objeto en mi vida, se ha vuelto insoportable, me siento como si no tuviera una mano o el brazo, imposibilitada para hacer muchas cosas.

El simple hecho de postear menos, fue también una consecuencia directa. Cuando voy rumbo a casa a veces tengo la enorme necesidad de escribir sobre algo o alguien y por más que intento hacerlo en papel no puedo, esas ideas, esas historias, terminan en ningun lugar. Ayer justo quería hablar de la playa, de cuanto me gusta estar ahí, de cuantas cosas y cuantos recuerdos… pero ese post se ha ido, porque no pude darle forma, no tuve dónde escribirlo ni almacenarlo (ya no sirvo para las viejas formas de la vieja escuela).

En fin, extraño a mi negrita en ella esta registrada de muchas maneras mi vida y mi esencia. Contiene las memorias fotográficas, musicales y etc. de mi existencia, así como gran parte de mi vida laboral… y aunque esto suene a los tiempos de la post-modernidad, tenía que escribirlo, es lo que es.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: