Skip to content

Mi religión

mayo 31, 2009

Yo no soy católica, ni apostólica y bueno, romana menos. No soy cristiana o mormona, ni testigo de Jehová, tampoco judía o musulmana, ni maranatha, adventista o del séptimo sello. Soy una persona muy libre, libre de creer en Dios, como un concepto universal necesario en muchos sentidos, necesario incluso para algo tan esencial como explicarnos lo inexplicable y creer en los milagros; pero también, sumamente libre de cuestionármelo como entidad de control… y no voy a negar que cuando estoy en un grave apuro recorro (me atrevo a decir) como todos a él, a su nombre, a la fé.

Sin embargo, me he dado cuenta que a últimas fechas, más que Dios y su infinita fuerza e influencia en la humanidad, a mi me mueve la música con ese increíble poder curativo que tiene, porque puedo apoyarme en ella para estar bien, para llorar, para reir, para bailar, para extrañar, para tirarme al drama, para andar por la vida, para ser feliz, para cuestionarme, para estudiar, para chambear, para dormir y desde luego que también para amar… la música que me acompaña en mi camino de todos los días, compone el soundtrack de mi vida y ha sido la balsa que me mantiene a flote en tiempos del amor, el cólera y los maremotos existenciales. Ya bien lo dicen: PARE DE SUFRIR y póngase a gozar… con música de fondo.

Acá una rolita para sanar:

Sanar by Jorge Drexler

PS. Diosito perdóname si encuentras este post muy blasfemo… yo sé que me entiendes.

PS2. La música es uno de los milagros más grandes de la vida, los que estuvimos en los conciertos de RH entendemos de eso.

Yo no soy católica, ni apostólica y bueno, romana menos. No soy cristiana o mormona, ni testigo de Jehová, tampoco judía o musulmana, ni maranatha, adventista o del séptimo sello. Soy una persona muy libre, libre de creer en Dios, como un concepto universal necesario en muchos sentidos, necesario incluso para algo tan esencial como explicarnos lo inexplicable y creer en los milagros; pero también, sumamente libre de cuestionármelo como entidad de control… y no voy a negar que cuando estoy en un grave apuro recorro (me atrevo a decir) como todos a él, a su nombre, a la fé.

Sin embargo, me he dado cuenta que a últimas fechas, más que Dios y su infinita fuerza e influencia en la humanidad, a mi me mueve la música con ese increíble poder curativo que tiene, porque puedo apoyarme en ella para estar bien, para llorar, para reir, para bailar, para extrañar, para tirarme al drama, para andar por la vida, para ser feliz, para cuestionarme, para estudiar, para chambear, para dormir y desde luego que también para amar… la música que me acompaña en mi camino de todos los días, compone el soundtrack de mi vida y ha sido la balsa que me mantiene a flote en tiempos del amor, el cólera y los maremotos existenciales. Ya bien lo dicen: PARE DE SUFRIR y póngase a gozar… con música de fondo.

Acá una rolita para los que andan con dolor del corazón:

Sanar-Jorge Drexler

PS. Diosito perdóname si encuentras este post muy blasfemo… yo sé que me entiendes.

PS2. La música es uno de los milagros más grandes de la vida, los que estuvimos en los conciertos de RH entendemos de eso.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. junio 3, 2009 9:44 am

    Music is my hot hot sex

  2. junio 4, 2009 9:52 am

    Nada mejor que la música para acompañarnos a todo momento. La música que uno desea escuchar se elige por estados de ánimos, sin dudas. Con alegría y tristeza la música siempre está, aún cuando hay silencio como banda de sonido.

    • Beautiful Loser permalink*
      junio 4, 2009 10:39 pm

      totalmente de acuerdo Xavi, asi es la vida con música definitivamente, como bien dices incluso cuando hay silencio 🙂

  3. Jorge permalink
    julio 21, 2009 2:53 am

    Querido amigo: La biblia nos ensena que sin el nada podemos hacer, en el mundo hay una gran mayoria de persoas que viven y mueren sin Dios, pero tenemos algo mas prcioso que salvar y es nuestra alma.mientras vives debes conocer a Dios y arrepentirte de tus pecados y ahora si disfruta de una vida con Cristo yo disfruto de la musica porque soy musico y de todo lo que Dios creo, el mar ,los rios, la montana ect .pero si el viene por su iglesia me voi con el. y tu que haras? sin Cristo tu alma se pierde. en la presencia de Dios hay musica porque el habita en medio de la alabanza pero en el infieno no hay musica solo son lloro y crujir de dientes. piesalo. pastor Jorge Villanueva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: