Skip to content

Reencuentro

octubre 12, 2008

Para G. con cariño.

Estuve a punto de no llegar a verte, estaba agotada y físicamente rendida de los sucesos de las últimas semanas, de lidiar con cosas que a veces no quiero pero que se han hecho inevitables, de personas que se debaten entre mis afectos. Así las cosas con el calor asfixiante de un domingo a las 5 de la tarde. Durante el trayecto en metro desde Chabacano hasta Cuatro Caminos pensaba en si el logo de esta última estación cambiaría al desaparecer el domo de concreto del “Toreo”. El sol que debería haber estado menos fuerte hizo que me durmiera, apenas desperté para tocar el timbre de la bajada.

Verte después de tanto tiempo fue grandioso, nos abrazamos con mucho gusto, fue un abrazo fuerte y sentido como pocos. Te dije que estabas cambiado, que tenías un brillo especial en los ojos. A pesar de que te ves más maduro y distinto, pude reconocer en tus ojos al chico que conocí en la universidad. Hablamos de todo, de música, arte, el cine, tus viajes, tu nuevo trabajo, el mío, la vida, el destino, tu cambio, tus errores, los míos, nuestros aciertos. Hicimos el recorrido habitual  – ¿Te has dado cuenta que siempre hacemos el mismo recorrido? –. Gracias por ser mi amigo y compartirme tus pensamientos, hablar contigo me hace sentirme en casa, como si fuera un reencuentro conmigo.

Una rolita en honor a tan buena tarde:

Dr. Strangeluv, de Blonde Redhead

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. skycirrus permalink
    octubre 13, 2008 2:13 am

    un excelente ejemplo que lo que buscamos como seres humanos no es precisamente el escuchar música a donde vayamos, sino mas bien la compañia mientras caminamos, sin importar si este muy bonito o sofisticado nuestros equipos de sonido. 🙂

  2. octubre 13, 2008 11:54 am

    me encanto, es combinado de mastercard y el jetta, genial yo quiero otro aypod o minimo una grabadora

  3. Greg Leiner permalink
    octubre 13, 2008 7:19 pm

    A veces uno se vuelve parte de otra persona y esta a su vez de uno. Cada reencuentro, recuperas esa parte de ti y de tu alma que depositaste en esa otra persona, a veces, a las personas no les importa y la tiran, y un pedacito de tí muere, pero otras veces esa otra persona la guarda y sabes siempre que estará ahi, protegida y feliz y esa parte de uno estará segura siempre. Sabes a pesar de la distancia o las distracciones, que hay alguien allá a fuera a quien en verdad le importas, y entonces, en los momentos oscuros y más difíciles, puedes sonreir, y eso te ayuda a salir adelante.

    Yo también he pensado en lo del metro toreo, ojalá no le cambien el logo, algún día alguien nos preguntar el por que de ese logo y podremos contar una historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: