Skip to content

Itinerante.

febrero 14, 2011

Suitcase by Future Impaired @Flickr

 

 

itinerante.

1. adj. ambulante (‖ que va de un lugar a otro).

 

Sí, así soy, me he aceptado tal cual, no puedo decir que regresé definitivamente a este sitio, pero me resisto a dejarlo por siempre. Solía ser mi casa de fijo, pero ahora lo veo más bien como mi casa de retiro, de descanso. Estuve todo este tiempo peleándome con este sentimiento de abandono, pero no llegué a ningún punto, así que mejor abandono el sentimiento. Hago lo que puedo con lo que tengo (esa frase se me ha vuelto un mantra).

Que curioso que este “regreso” (por decirle de algún modo), suceda este día y no me refiero a que sea “San Valentín” o “Día del amor y la amistad”, ustedes no estan para saberlo ni yo para contarlo, así que sólo diré que es una fecha con cierta relevancia en mi vida. Quisiera escribir como antes, pero la negrita esta mala y a veces siento que hay muchas cosas que no pueden escribirse desde una lap que no es tuya, no desde un café internet, no desde la computadora del trabajo, y mucho menos desde una maquina prestada, son personales y sería como volverlas del dominio público, ajenas a mi (paradójicamente escribirlas acá es volverlas del dominio público, pero es distinto hacerlo ante el ojo de extraños y pueden llamarme exhibicionista, si quieren).

Las cosas serán como tengan que ser. Por lo pronto: un post a la vez.

 

_____________________________

 

Música: The Strokes – Under cover of darkness

[Audio=http://www.nogenremusic.com/wp-content/uploads/2011/02/Under-Cover-of-Darkness.mp3]

Libro: La inmortalidad de Milan Kundera

Película: Black Swan (aka Cisne Negro) de Darren Aronofsky

N O W H E R E !

noviembre 17, 2010

 

Cartel Oficial de "Somewhere"

“Somewhere”

Director & Writer: Sofia Coppola

Genre: Drama

Cast: Stephen Dorff, Elle Fanning

Tenía muchísimas ganas de ver la nueva película de Sofia Coppola que se exhibe en la Muestra 52 de la cineteca, y es que, estoy casi segura de que no llegará a las salas de cine comercial y de hacerlo durará pocos días en cartelera –como siempre, cómo otras tantas veces–. Así que aprovechando el día de asueto (15 de noviembre) viajé desde mis nortes muy al norte hasta las tierras sureñas de Coyoacán. Quisiera decir que la película valió la poquito más de hora y media de traslado y los tres distintos medios de transporte que conectan la “prepotente existencia moral” con el D.F., sin embargo y muy a mi pesar, no es así.

Le tengo fe a las películas de la Coppola, dos de ellas: Las Vírgenes Suicidas y Maria Antonieta, figuran entre mi colección de películas favoritas y está por demás decir que las bandas sonoras de (todas) sus películas también son siempre excelentes. Sin embargo “Somewhere” (a.k.a. En un rincón del corazón) me dejó con una sensación de vació y de insatisfacción como pocas películas. Francamente y con todo respeto, sus clavadeces nunca han sido de mi agrado, (dicho se ha depaso por eso no soy particularmente fan de “Lost in Translation”).

Para mi gusto “somewhere” contrario a su título no llega a ningún lugar, luce totalmente desangelada y abusa de las escenas –tremendamente– largas y “meditabundas” que (desde la escena inicial) se perciben poco conectadas con la trama. Mucho podríamos dilucidar acerca de la importancia de la narrativa, sin embargo, a mí me parecen meras florituras en un discurso que carece de profundidad. El drama que relata bien podría dar para más, pero desde mi humilde punto de vista, creo que el guión está flojamente trabajado, no hay un clímax claro y al final la película no logra llevarte de la mano, demasiados huecos llenados con la imagen y tampoco podríamos decir que la fotografía es excelente como para ayudarle, por lo que no terminas de enamorarte ni de la historia, ni de los personajes, incluso por momentos las actuaciones se ven poco naturales.

En general no hay una sola cosa que logre convencerme, algunos (muy pocos) momentos de la película se salvan debido a la carga emocional que le imprime la música, sin embargo, tampoco puedo decir que el score –que esta vez corrió a cargo de la banda francesa Phoenix– sea memorable. En resumidas cuentas, la señorita Coppola –con todo y su león de oro– esta vez, me queda debiendo… pero vamos, que en la ruleta de la vida, no siempre se puede ganar (ni darnos gusto a todos).

Les dejó la bellísima “I’ll try anything once (You only live once Demo Version)” by The Strokes

[Audio=http://www.polaroidallaradio.it/audio/The_Strokes_-_Ill_Try_Anything_Once.mp3]

[Parte de la banda sonora de la película y fondeo del trailer de la misma.]

Acá el trailer de “Somewhere“:

Somewhere by Sofia Coppola – HD Trailer from Indie Riviera on Vimeo.

P.S. Afortunadamente uno cuenta con amigos para salvar el día.

La vida sin pájaros…

noviembre 16, 2010

 

"origami birds" by Kratka @Flickr

“this bird has flown”

Tengo que erradicar de mi sistema, quizá de a poco, el twitter. Sé que no tengo mucho de haberlo dejado, pero sigo pensando en función de, y muchas veces me sorprendo reflexionando en no más de 140 caracteres y maquinando las palabras “correctas” para enviar un sms directo a mi timeline.

Soy consciente de que quitarme esta costumbre no será sencillo, fueron muchos años, pasaron tantas cosas en mi vida que fueron más llevaderas compartiéndolas a través de lo que se conoce como “microbloggin”, cosas tan importantes que pude contarle a alguien (a muchos): la tesis, los problemas en casa, el título, el nuevo empleo y otro tanto de etcéteras.

No cosidero haber tomado la decisión errónea, pero en definitiva no será sencillo dejar la costumbre de lado, volver a ser quien era antes de saber que podía gritarle al mundo lo que pienso de él, despotricar mediante pequeñas frases mis molestias, quejarme de las incongruencias de la humanidad, agradecer por las buenas cosas de la vida, mofarme de los asuntos de la adultés y de mi misma, descargar mis inquietudes, mis frustraciones y todo aquello que conllevan las ventajas del desahogo, la terapia gratuita y sesión grupal, la sensación de “stand up night”.

Que fuerte puede ser la dependencia (en este caso, de un espacio como ese). Tan así que ahora escribo un post preguntándome: ¿qué va a ser de mi vida sin twitter? Tengo un poco de miedo de volverme medio loca por no poder despepitar mis frustraciones a mis anchas, tendré que recurrir con más frecuencia a la moleskine y aún así eso no será ni tantito comparable con la sensación de sentirte/me “escuchado”.

Insisto, no es que me arrepienta, es que como cualquier junkie: “tengo síndrome de abstinencia”… bueno, sólo un poco.

P.S. Se aceptan dotaciones de “tutsipop” para combatirla… o bien kilos de chocolate.

Fire, fire, fire… Arcade Fire

noviembre 8, 2010
Arcade Fire at Palacio de los Deportes (Mx) by Krudo @Flickr
Now our lives are changing fast
Hope that something pure can last
We used to wait by Arcade Fire

 

Han pasado ya casi un mes desde que vi a Arcade Fire, la emoción y los sentimientos que me dejó fueron tales que tuve que dejar pasar un tiempo para poder poner en orden mis ideas y hacer un relato “minimamente” decente…

We used to wait.

No sabía que esperar, sólo sabía que estaba emocionada, muy emocionada. Uno de mis deseos más profundos del corazón era ver una presentación en vivo de Arcade Fire, no en cualquier lugar dado que me queda claro que nunca será lo mismo ver a un grupo en cualquier lugar del mundo a verlos en tu lugar de residencia, en tu ciudad, con gente que hable tu mismo idioma.

Pese a los contratiempos logramos llegar a tiempo e incluso vimos al telonero. Los lugares que teníamos eran por demás buenos, la mesa estaba más que puesta, era cosa de esperar.

La espera en compañía de L. y E. fue bastante amena, ni siquiera la sentí. Poco más de una hora después de lo señalado en el ticket; se apagaron las luces. Unas siluetas se colocaron frente a cada uno de los múltiples instrumentos en el escenario. Fue un grito de batalla, sonaban los primeros acordes de “Ready to start”. Fuimos una multitud frenética, entregada. El corazón me latía muy rápido, la música me inundaba como pocas veces, ni siquiera puedo describir con precisión la belleza del momento, la energía que entraba a mi con una fuerza brutal pedía a gritos ser expulsada con la misma fuerza: bailé y canté entonces.

No había gran escenografía, los visuales eran sencillos pero suficientes, las luces tampoco importaban. Eran las personas haciendo la música, cambiando de un instrumento a otro, entregados a lo suyo, disfrutando de su momento lo que movía a la gente. El público así co-respondía, “No cars go” fue el ejemplo de ello. Todos eramos una voz, un cuerpo; “HEY!” decíamos al tiempo que elevábamos nuestro brazo derecho al cielo, como una marcha, todos unidos. El concierto siempre mantuvo su energía, a pesar de ser sólo de hora y media, quedamos más que satisfechos. Nos tocaron las fibras y personalmente me emocionaron más de una vez: sprawl II, suburbs, Intervention, No cars go, Rebellion Lies, In the back seat, incluso un cover de los “Smith”.

El final fue para cerrar como los grandes, que final tan más bello, tan más memorable, emotivo como pocos: WAKE UP!

Some on filled up my heart with nothing, someone told me not to cry! –y mis lágrimas se hacían presentes–; escuchar Wake up me llenó de emoción, es sin lugar a dudas, uno de los momentos más especiales que he vivido en un concierto. Y la gente presente hizo su parte, fue energético, incluso para ser más precisa, fue simplemente mágico.

Cuando salimos de ahí, no vimos a nadie decepcionado, tengo la impresión de que fue un concierto especial para muchas personas y en muchos aspectos. Puedo decir sin temor a equivocarme que Arcade Fire será una de las bandas que defina la música de mi generación, una referencia obligada de los anales de la música.

Para mí ha sido el mejor concierto del año y sin duda alguna está en mi top 5 de conciertos favoritos ever.

La rola del post: Arcade Fire – We used to wait.

P.S. También les dejo el setlist del concierto.

P.S. La foto de arriba pertenece a la galeria de Krudo, a quien agradezco personalmente por tan tremenda imagen.

No sabía que esperar, sólo sabía que estaba emocionada, muy emocionada. Uno de mis deseos más profundos del corazón era ver una presentación de arcade fire, no en cualquier lugar dado que me queda claro que nunca será lo mismo ver a un grupo en cualquier lugar del mundo a verlos en tu lugar de residencia, en tu ciudad, con gente que hable tu mismo idioma.

Pese a los contratiempos logramos llegar a tiempo e incluso vimos al telonero. Los lugares que teníamos eran por demás buenos, la mesa estaba más que puesta, era cosa de esperar.

La espera en compañía de L. y E. fue bastante amena, ni siquiera la sentí. Poco más de una hora después de lo señalado en el ticket; se apagaron las luces. Unas siluetas se colocaron frente a cada uno de los múltiples instrumentos en el escenario. Fue un grito de batalla, sonaban los primeros acordes de “Ready to start”. Fuimos una multitud frenética, entregada. El corazón me latía muy rápido, la música me inundaba como nunca antes, ni siquiera puedo describir con precisión la belleza del momento, la energía que entraba a mi con una fuerza brutal que pedía a gritos, mediante, cantar y bailar ser expulsada con la misma fuerza.

No había gran escenografía, los visuales eran sencillos pero suficientes, las luces tampoco importaban. Eran las personas haciendo la música, cambiando de un instrumento a otro, entregados a lo suyo, disfrutando de su momento lo que movía a la gente. El público así co-respondía, “No cars go” fue el ejemplo de ello. Todos eramos una voz, un cuerpo; “HEY!” decíamos al tiempo que elevábamos nuestro brazo derecho al cielo, como una marcha, todos unidos. El concierto siempre mantuvo su energía, a pesar de ser sólo de hora y media quedamos más que satisfechos. Nos tocaron las fibras, me emocionaron más de una vez: sprawl II, suburbs, Intervention, No cars go, Rebellion Lies, In the back seat, incluso un cover de los “Smith”.

El final fue para cerrar como los grandes, que final tan más bello, tan más memorable, emotivo como pocos: WAKE UP!

Some on filled up my heart with nothing, someone told me not to cry! –y mis lágrimas se hacían presentes–; escuchar Wake up me llenó de emoción, es sin lugar a dudas, uno de los momentos más especiales que he vivido en un concierto. Y la gente presente hizo su parte, fue energético, incluso para ser más precisa, fue simplemente mágico.

Cuando salimos de ahí, no vimos a nadie decepcionado, tengo la impresión de que fue un concierto especial para muchas personas y en muchos aspectos. Puedo decir sin temor a equivocarme que Arcade Fire será una de las bandas que defina la música de mi generación, una referencia obligada de los anales de la música.

Para mí ha sido el mejor concierto del año y sin duda alguna está en mi top 5 de conciertos favoritos.

Bye bye, so long farewell birds!

noviembre 5, 2010

What would you think if I sang out of tune,
Would you stand up and walk out on me.

With a little help from my friends, The Beatles


Bird Score

Bird Score by "nomm de photo" @Flickr

He anunciado mi retiro de “twitterland”. Será con 50,000 tweets exactos porque mi autismo no me permite que sea de otra forma. Muchas personas me han preguntado ¿por qué?, hay muchísimas razones, el uso que le doy, las cosas que leo en el timeline, el tiempo que puedo dedicarle, etc. Pero en esencia, la cosa es que a mi, AHORA mismo, ya no me deja nada twitter, no es el canal ni el medio que solía ser… La cantidad de followers/following es tan efímera, todos estamos tan alienados (cómo bien lo predijo Lipovetzky), que ya no nos importa la gente que leemos ni aquella que nos lee y eso no durará mucho, quizá nada. Lo verdadero y lo valioso para mi, son las personas que conocí en el camino, sé (o al menos espero) que muchas de ellas estarán en mi vida por un largo largo tiempo y lo agradezco.

Para mi twitter solía ser una verdadera “comunidad” con todo aquello que la palabra implica. Me sentía como en una segunda casa, cómo estar con otra familia y en algún momento parecía ser cierto. Pero ahora de comunidad no tenemos nada, la gente ya no está “tan dispuesta” como hace 3 años a ayudarte de alguna forma, ya es como una multitud encerrada en un cuarto y todos estan gritando, nadie escucha o quizá ya a nadie le interesa tanto escuchar como ser escuchado, es más que nunca una hoguera de las vanidades… esto es una reflexión personal, no quiero convertir a nadie, ni disuadirlos para que piensen lo contrario o dejen sus cuentas, esto es una cuestión más de libre albedrío.

Que quede claro que TAMPOCO quiero satanizar twitter. Gracias a esa -ahora de moda- “red social” conocí personas maravillosas que al día de hoy puedo llamar AMIGOS, así en mayúsculas y con todas sus letras; personas que han estado conmigo más allá de leerme, que me han ofrecido su mano cuando he caído, que me han regalado su tiempo, sus abrazos, su cariño. Luego además, estan todas aquellas personas que siempre tienen los 140 caracteres de aliento, de apoyo, esas personas que mediante un avatar y a la distancia me han alentado a seguir y a luchar cuando me he sentido abatida. También todos aquellos que me hacen reir (muchísimo), con los que he compartido ideas, utopías, fantasias, música (mucha música, gracias por los links -guiño, guiño-) y desde luego todos aquellos con los que en persona he tenido la fortuna de decir “salud”. Son tantas las personalidades que me han hecho el día de muchas formas cuyos “@” no cabrían en este post.

La cuenta quedará ahí, con el contador en 50,000… 1) por vanidad, no quiero que nadie más use mi nick ¬¬’ (juar, juar, juar)… 2) aquel que quiera podrá seguir leyendo mis babosadas (no se si alguien quiera en realidad, pero bueno, uno nunca sabe –un momento creo que esto también es por “vanidá”– ups!). Y desde luego queda abierta para que se den una vuelta por mis “favoritos”, toneladas de buen humor, de buenas puntadas, reflexiones y “gotitas de sabiduría” que nadie debería perderse.

Mil gracias por estos 3 años, han sido unos años maravillosos!

La canción: The Beatles – With a little help from my friends (denle play).

[Audio=http://thefmly.com/www/wp-content/uploads/2010/01/02-with-a-little-help-from-my-friends.mp3]

Untitled.

octubre 13, 2010

[Para L.]

Hace poco más de dos años nos conocimos, quien diría que la música sería algo tan importante para y de nosotros, es lugar común a la vez que un nuevo cuento. Desde entonces hemos ido como a 5 conciertos (no tengo la cantidad exacta porque es lo que menos importa); cada uno ha sido mágico, cada uno diferente, cada uno especial. Hemos reido, bailado, bebido, fumado, caminado, corrido, esperado… y cuando la música ha tocado mi corazón de esa forma  en la que la melancolía pica en la nariz y las lagrimas resbalan por las mejillas, ha estado ahí para abrazarme y consolarme, de una forma muy suya que sólo a ella le permito [a ella y a NADIE MÁS, le pese a quien le pese].

Te quiero y lo sabes.

P.S. Siempre quise ponerle a un post “Untitled” porque hay tantas buenas obras (de arte of course) con ese nombre, tan buenas es que es innecesario asignarles uno.

P.S.2 Hoy vamos a Arcade Fire! (¡Que emoción!)

P.S. 3 Untitled, Interpol:

Hay que tener cuidado con lo que se desea

octubre 13, 2010

[Algunos post son mejores con el tiempo, cuando el borrador se ha dejado marinar]

Nosotros: Conocerse, salir, cine,  crush, cenas, tomarse de la mano, confesarse cosas, volverse íntimos (solo lo suficiente), abrazos, besos, risas, platicas, cafés, kilometros, horas, minutos, segundos, días, camas, sabanas, deseo, ir, venir… si las relaciones humanas quedaran relagadas a simples acciones, sin pensar en nada, sería mucho más sencilla la vida. Sin embargo luego de las acciones llegan invariablemente los pensamientos, la retórica propia de las noches de sueño en soledad o en compañía, el tiempo muerto y esta costumbre de ir hilando las ideas.

Tú: Te dije que no sabía donde estaba, que no sabía lo que hacia… mientras estabamos uno junto a otro y a la vez cada uno en la distancia y de la forma más vulnerable en la que puede estar una persona… no me aclaraste nada y tampoco me prometiste nada, solo recuerdo dos frases: A) “no quiero romperte el corazón” y B) “¿Por qué en lugar de pensar/pasar por A, B y C no mejor te quedas en la D de disfruta. Eso no fue un sí, ni un no, sino todo lo contrario.

Yo: He pensado desde entonces, -porque sin importar en que ocupe mi mente no puedo parar la madeja de mis pensamientos- que seguiré al pie de la letra tus instrucciones, me quedaré justo en la “D”, pero no me pidas que sea constante, que no desaparezca y ante todo que no disfrute no sólo de ti y de nosotros, sino también de la vida que tengo. No me exijas tiempo, ni atención, ni me demandes de mi presencia… a veces hay tener cuidado con lo que se desea.

Como anillo al dedo: Before today by Everything But The Girl.